mitunja.net

Variedades

Padre e hijo vivieron en la jungla desde la guerra de Vietnam

Padre e hijo vivieron en la jungla desde la guerra de Vietnam


 

Vestían taparrabos y tenían su propia huerta. Fueron regresados a la civilización.

 

Como si revivieran la novela Robinson Crusoe, de Daniel Defoe, un hombre de 82 años y su hijo de 41 fueron rescatados de la profunda selva en el centro de Vietnam, donde se habían escondido en 1973.

Ho Van Thanh y su hijo Ho Van Lang vivían hasta ahora en la jungla, aislados, desde una noche en que su casa fue bombardeada y perdieron a la madre del niño y de otros dos chicos mayores, según medios de ese país. Los Ho vivían en una cabaña de madera que habían construido en un árbol y adonde llegaron el miércoles las autoridades para devolverlos a la civilización, según el diario Thanh Nien (Juventud).

El equipo de rescate, que tuvo que adentrarse 40 kilómetros en esa jungla de la provincia de Quang Ngai, los descubrió vestidos con taparrabos y utilizando armas y utensilios que fabricaron a mano con lo que hallaban en su entorno.

Cerca de la vivienda había una pequeña huerta, con la que complementaban los frutos que recolectaban y la caza de animales selváticos. También plantaban tabaco y lo fumaban. En un rincón de la cabaña, el veterano aún guardaba los pantalones militares que vistió en la Guerra de Vietnam.

Lo curioso es que su paradero se conocía, porque otro hijo, el menor de la familia, que se salvó del bombardeo –y que en ese entonces tenía unos seis meses–, creció con un familiar y un día de 1983 consiguió encontrarlos con ayuda de un tío.

Pese a su insistencia, el muchacho no logró nunca convencerlos de que abandonasen la protección de la jungla y regresasen a la civilización actual.

Desde entonces el hijo menor volvió en varias ocasiones, incluso acompañado por personas con mayor autoridad, para intentar disuadirlos y para llevarles ropa y cosas difíciles de encontrar en su medio, como el aceite y la sal.

Pero los Ho siempre se negaron a regresar e incluso huían y se escondían si los intentaban agarrar. La ropa y los utensilios que les llevaban fueron encontrados guardados en una bolsa, como si no los usasen.

Ho Van Thanh, ahora con 82 años y demasiado débil para andar por sí solo, tuvo que ser transportado en una hamaca de vuelta a la civilización.

Aunque aún no se ha podido comprobar, los vecinos de la aldea de Tra Kem no dudan de que los dos hombres recién encontrados son Ho Van Thanh y su hijo Lang.

En la fotografía puede verse a Lang, de 41 años, rodeado de los vecinos de la aldea (en la provincia de Quang Ngai).

Su imagen es la de una persona atemorizada. Está descalzo, muy delgado, con el pelo enredado y vestido apenas con un taparrabos hecho con cortezas de árboles.

“Pedí que los vigilaran para asegurarnos de que no echaran a correr hacia la selva”, dijo el presidente del distrito, Hoang Anh Ngoc.

“Nadie en el pueblo pensaba que fuera posible que el anciano Thanh y Lang pudieran sobrevivir durante 40 años de aislamiento en circunstancias tan duras”, cuenta Ho Van Xanh, uno de los aldeanos.

“Mi padre está muy débil y los médicos se están encargando de cuidarlo, pero la salud de mi hermano es buena, aunque se le ve muy delgado”, dice Ho Van Tri, el otro hijo.

Thanh, que luchaba para Vietnam del Norte durante la guerra con Estados Unidos, puede comunicarse a duras penas en la lengua de la minoría cor, pero su hijo solo es capaz de pronunciar unas pocas palabras.

“No entiende casi nada de lo que le decimos, y no quiere comer, ni siquiera beber agua”, cuenta Ho Ven Bien sobre su tío Lang.

Se cree que padre e hijo sobrevivieron alimentándose de plantas y frutos del bosque y los animales que cazaban. Al menos, eso dejan conjeturar las primitivas herramientas que los aldeanos encontraron en su cabaña, a cinco metros de altura: una especie de hacha y un cuchillo grande, con una hoja hecha probablemente a base de fragmentos de bombas. Parece que ambos cuidaban su aspecto, pues tenían unas cadenas de aluminio para el cuello y un peine que parecía un maxilar con restos de dientes.

En Serrana ocurrió un caso parecido hace casi 5 siglos

Desde soldados japoneses perdidos en bosques por casi 30 años y que desconocían que su país había perdido la guerra, hasta niños abandonados y criados por simios y hasta lobos, pero también marinos que naufragaron en islas desiertas, en el mundo hay varios casos similares al de la pareja de Vietnam.

El caso más célebre de humanos perdidos en selvas o islas abandonadas está consignado en la novela Robinson Crusoe, del escritor Daniel Defoe. La novela se basó en elementos de dos historias reales de náufragos. Uno de ellos, el marinero escocés, Alexander Selkirk, rescatado en 1709 tras pasar cuatro años en una isla desierta que hoy lleva su nombre, en el archipiélago Juan Fernández frente a Chile, donde también está la isla Robinson Crusoe, que pasó a llamarse así en honor a la fama mundial de la pieza literaria.

El otro caso fue el del capitán de marina español Pedro Serrano, único superviviente del naufragio de un barco de dos velas en un banco de arena en el que pasó ocho años aislado hasta que fue rescatado en 1534. El banco de arena posteriormente fue llamado banco Serrana en su honor y hace parte del archipiélago de San Andrés.

Recientemente son recordados los casos de Rochom P'ngieng, niña salvaje camboyana nacida en 1979 que se informó como perdida a los 9 años en la jungla, y apareció 19 años después, el 19 de enero de 2007.

Hace nueve años en el sur de Siberia, en la región de Altai, las autoridades encontraron a Andrei, un niño de siete años que se comprobó había sido acompañado por un perro.

AGENCIAS

http://www.eltiempo.com/



Publicado por: Mi Tunja.net


Articulos Relacionados